Los premios Good Tech 2023

En la industria tecnológica, 2023 fue un año de transformación.

Estimulados por el éxito de la estrella tecnológica del año pasado, ChatGPT, los gigantes de Silicon Valley se apresuraron a convertirse en empresas de inteligencia artificial, incorporando funciones de IA generativa en sus productos y compitiendo para construir sus propios modelos de IA más potentes. Lo hicieron mientras navegaban por una economía tecnológica incierta, con abundantes despidos y cambios de rumbo, y mientras intentaban mantener a flote sus viejos modelos de negocio.

No todo salió bien. Hubo chatbots que se portaron mal, debilidades de las criptomonedas y quiebras bancarias. Y luego, en noviembre, el creador de ChatGPT, OpenAI, se derrumbó (y rápidamente se reconstituyó) debido a un golpe fallido en la sala de juntas, demostrando de una vez por todas que en la tecnología no existe tal cosa como dormirse en los laureles.

Cada diciembre, en mi columna de Good Tech Awards, trato de neutralizar mi propio sesgo de negatividad destacando algunos proyectos tecnológicos menos conocidos que me parecieron beneficiosos. Este año, como verá, muchos de los premios involucran inteligencia artificial, pero mi objetivo era eludir los debates polarizados sobre si la IA destruirá el mundo o lo salvará y, en cambio, centrarme en el aquí y ahora. ¿Para qué sirve la IA hoy? ¿A quién ayuda? ¿Qué tipo de avances importantes se están logrando ya con la IA como catalizador?

Como siempre, mis criterios de adjudicación son vagos y subjetivos, y no se trata de trofeos ni premios reales. Estos son solo pequeños comentarios personales de agradecimiento por algunos proyectos tecnológicos que pensé que tendrían un valor real y obvio para la humanidad en 2023.

La accesibilidad, el término para hacer que los productos tecnológicos sean más utilizables por personas con discapacidades, ha sido un área de mejora subestimada este año. Varios avances recientes en inteligencia artificial, como modelos de IA multimodal que pueden interpretar imágenes y convertir texto en voz, han hecho posible que las empresas de tecnología creen nuevas funciones para usuarios discapacitados. Yo diría que este es un uso inequívocamente bueno de la IA y un área en la que la vida de las personas ya está mejorando de manera significativa.

Le pedí a Steven Aquino, periodista independiente que se especializa en tecnología accesible, que recomendara sus principales avances en materia de accesibilidad de 2023. Me recomendó Be My Eyes, una empresa que fabrica tecnología para personas con problemas de visión. En 2023, Be My Eyes anunció una característica conocida como Be My AIimpulsado por la tecnología OpenAI, que permite a las personas ciegas y con baja visión apuntar la cámara de su teléfono inteligente a un objeto y que se les describa ese objeto en lenguaje natural.

El Sr. Aquino también me señaló la nueva versión de Apple. Función de voz personal, que está integrado en iOS 17 y utiliza tecnología de clonación de voz de IA para crear una versión sintética de la voz de un usuario. La función fue diseñada para personas que corren el riesgo de perder la capacidad de hablar, como aquellas con un diagnóstico reciente de esclerosis lateral amiotrófica u otra enfermedad degenerativa, y les brinda una manera de preservar su voz para que sus amigos, familiares y sus seres queridos podrán saber de ellos durante mucho tiempo en el futuro.

Agregaré otro avance prometedor en materia de accesibilidad: un equipo de investigación de la Universidad de Texas en Austin anunció este año que había utilizado inteligencia artificial para desarrollar un “decodificador de lenguaje no invasivo” que puede traducir los pensamientos en palabras; esencialmente, leer la mente de las personas. Este tipo de tecnología, que utiliza un modelo de lenguaje de inteligencia artificial para decodificar la actividad cerebral a partir de exploraciones por resonancia magnética funcional, suena a ciencia ficción. Pero podría facilitar la comunicación de las personas con pérdida del habla o parálisis. Y no requiere poner un chip de IA en el cerebro, lo cual es una ventaja adicional.

Cuando CRISPR, la herramienta de edición de genes ganadora del Premio Nobel, irrumpió en la conciencia pública hace una década, los pesimistas predijeron que podría conducir a un mundo distópico de “bebés de diseño” editados genéticamente y experimentos de eugenesia de pesadilla. En cambio, la tecnología ha permitido a los científicos lograr avances constantes hacia el tratamiento de una serie de enfermedades desgarradoras.

En diciembre, la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó la primera terapia de edición genética para humanos: un tratamiento para la enfermedad de células enfermas, llamado Exa-cel, que fue desarrollado conjuntamente por Vertex Pharmaceuticals de Boston y CRISPR Therapeutics de Suiza.

Exa-cel utiliza CRISPR para editar el gen responsable de la anemia falciforme, una enfermedad debilitante de la sangre que afecta a aproximadamente 100.000 estadounidenses, la mayoría de los cuales son negros. Si bien sigue siendo tremendamente costoso y difícil de administrar, el tratamiento ofrece nuevas esperanzas a los pacientes con células enfermas que tienen acceso a él.

Una de las entrevistas más divertidas que hice en mi podcast este año fue con Brent Seales, un profesor de la Universidad de Kentucky que pasó las últimas dos décadas tratando de descifrar un conjunto de manuscritos antiguos en papiro conocidos como los Rollos de Herculano. Los rollos, que pertenecían a una biblioteca propiedad del suegro de Julio César, fueron enterrados bajo una montaña de ceniza en el año 79 d.C. durante la erupción del Monte Vesubio. Estaban tan completamente carbonizados que no se podían abrir sin arruinarlos.

Ahora, la IA ha hecho posible leer estos pergaminos sin abrirlos. Y este año, el Dr. Seales se asoció con dos inversores en tecnología, Nat Friedman y Daniel Gross, para lanzar el Desafío del Vesubio — ofreciendo premios de hasta 1 millón de dólares a cualquiera que descifre con éxito los pergaminos.

El gran premio aún no se ha ganado. Pero la competencia despertó un frenesí de interés entre los aficionados a la historia, y este año un estudiante de informática de 21 años, Luke Farritor, ganó un premio intermedio de $40,000 por descifrar una sola palabra, “púrpura”, de uno de los pergaminos. Me encanta la idea de utilizar la IA para desbloquear la sabiduría del pasado antiguo y me encanta el espíritu de mentalidad pública de esta competencia.

Pasé mucho tiempo en 2023 viajando por San Francisco en autos sin conductor. Los taxis robóticos son una tecnología controvertida (y todavía quedan muchos problemas por resolver), pero en su mayor parte creo que los autos sin conductor harán que nuestras carreteras sean más seguras al reemplazar a los conductores humanos distraídos y falibles por conductores humanos siempre alertas. Choferes de IA.

Cruise, una de las dos empresas que ofrecían viajes en taxi robotizados en San Francisco, ha implosionado en los últimos días, después de que uno de sus vehículos golpeara y arrastrara a una mujer que había sido atropellada por otro coche. Los reguladores de California dijeron que la empresa los había engañado sobre el incidente; Cruise retiró sus autos de las calles y su director ejecutivo, Kyle Vogt, renunció.

Pero no todos los vehículos autónomos son iguales, y este año agradecí el enfoque comparativamente lento y metódico adoptado por el competidor de Cruise, Waymo.

Waymo, que se separó de Google en 2016, ha estado registrando miles de personas en las vías públicas durante más de una década, y se nota. La media docena de viajes que hice en autos Waymo este año me parecieron más seguros y tranquilos que los viajes en crucero que hice. Y los datos de seguridad de Waymo son convincentes: según un estudio que realizó la empresa con Swiss Re, una empresa de seguros, en 3,8 millones de miles de autos autónomos los autos de Waymo tenían significativamente menos probabilidades de causar daños a la propiedad que los autos conducidos por humanos, y no dieron lugar a reclamos por lesiones corporales de ningún tipo.

Pondré mis cartas sobre la mesa: me gustan los coches autónomos y creo que la sociedad estará mejor una vez que sean populares. Pero tienen que ser seguros, y el enfoque lento y constante de Waymo parece más adecuado para la tarea.

Una de las tendencias tecnológicas más sorprendentes (y, en mi opinión, alentadoras) de 2023 fue ver a los gobiernos de todo el mundo involucrarse en el intento de comprender y regular la IA.

Pero toda esa participación requiere trabajo, y en Estados Unidos, gran parte de ese trabajo ha recaído en el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología, una pequeña agencia federal que anteriormente era mejor conocida por cosas como asegurarse de que los relojes y las básculas estuvieran calibrados adecuadamente.

La orden ejecutiva de la administración Biden sobre inteligencia artificial, publicada en octubre, designó al NIST como una de las principales agencias federales responsables de controlar el progreso de la IA y mitigar sus riesgos. El orden dirige la agencia desarrollar formas de probar la seguridad de los sistemas de IA, idear ejercicios para ayudar a las empresas de IA a identificar usos potencialmente dañinos de sus productos y producir investigaciones y pautas para marcar el contenido generado por IA, entre otras cosas.

El NIST, que emplea a unas 3.400 personas y tiene un presupuesto anual de 1.240 millones de dólares, es pequeño en comparación con otras agencias federales que realizan trabajos críticos de seguridad. (Para ver la escala: el Departamento de Seguridad Nacional tiene un presupuesto anual de casi 100 mil millones de dólares). Pero es importante que el gobierno desarrolle sus propias capacidades de IA para regular eficazmente los avances que están logrando los laboratorios de IA del sector privado, y necesitaremos invertir más en el trabajo que realizan el NIST y otras agencias para tener una oportunidad de luchar.

Y en ese sentido: ¡Felices fiestas y hasta el año que viene!